El Valencia presenta el proyecto del nuevo Mestalla tras 13 años de parón con un presupuesto de 115 millones

El Valencia presenta el proyecto del nuevo Mestalla tras 13 años de parón con un presupuesto de 115 millones

El Valencia CF quiso reflejar su intención de continuar con, tras 13 años de parón, con las obras del Nuevo Mestalla. El club ha presentado este jueves el nuevo proyecto del estadio, con una capacidad ampliable por fases hasta 70.000 asientos, pero que se inauguraría con 49.000 localidades. Además, ha defendido que el fondo CVC más la venta de activos suponen «prácticamente» un 100% de la financiación necesaria.

El director general del Valencia CF, Sean Bai, ha ofrecido una rueda de prensa desde el propio esqueleto del futuro estadio, acompañado por el arquitecto del nuevo estadio, Mark Fenwick; el jefe de operaciones del proyecto, Christian Schneider, y la directora financiera de la entidad, Inma Ibáñez.

El club ha defendido un proyecto de estadio con una licencia de 70.000 asientos, que se inaugurará con 49.000 localidades y se ampliará «faseando las obras» según las necesidades del momento, con una instalación «tremendamente fácil» de nuevos asientos. «Lo que queda es poner sillas», han asegurado, pero «el estadio es de 70.000 espectadores».

A este respecto, Schneider ha argumentado que esta decisión de inaugurar con 49.000 localidades viene motivada por la asistencia promedio del Mestalla, que es de 35.000 personas en los últimos años. «A nivel deportivo un estadio medio vacío no es bueno, no anima a los jugadores» y el «reglamento de la Liga penaliza si la grada está vacía». Fenwick ha remarcado que «uno de los grandes errores» en los estadios «es que el aforo es demasiado», ha destacado que esta elección es «lo mejor para Valencia» y ha citado otros de capacidad similar como el Juventus.

Además, el estadio incluirá una cubierta fotovoltaica, más «abierta» y «ventilada» y un segundo anillo de restauración y ocio, entre otras facilidades. Schneider ha resaltado que quieren ofrecer un lugar «abierto todos los días de la semana prácticamente», no solo para partidos o grandes eventos.

El presupuesto sería de unos 115 millones, sin incluir el polideportivo, y ampliar las localidades hasta 70.000 supondría entre seis y ocho millones más. Las obras durarían entre 20 y 22 meses.

Sean Bai ha sostenido que la intención es «terminar el estadio lo antes posible» y que «los ciudadanos y el club dispongan de unas nuevas instalaciones que podamos disfrutar todos juntos». Ha manifestado públicamente «la ilusión y compromiso del club por completar el Nou Mestalla, un lugar para la gente, para nuestro club, y emblema importante en la ciudad de València». «Queremos llevarlo a cabo de forma consensuada con todas las partes implicadas», ha subrayado.

Un proyecto económicamente viable

Por su parte, la responsable financiera ha insistido en la viabilidad del plan, cuyo presupuesto está «100% cubierto» con la venta de activos -el terciario del Nou Mestalla y el edifico de oficinas- y los 80 millones procedentes del fondo CVC, además de 15 millones procedentes de préstamos puente con entidades financieras «por si surgen imprevistos». «Si todos los proyectos privados de esta ciudad se tuvieran que financiar sus obras al 100%, no se haría nada», ha aseverado.

Además, ha señalado que los 80 millones de euros del CVC suponen el 70% del coste y están «disponibles desde ya», porque hay empresas que lo irían adelantando hasta que se desbloquee su totalidad. Ha esgrimido también que hay ofertas para la venta de los activos, aunque no sean vinculantes, ya que no se pueden dar «certezas» a los compradores hasta que no se construya.

Ha remarcado que el club «no tiene obligación de presentar avales» porque efectuó un depósito en caja a la Generalitat en 2025 con 1,2 millones, que es el aval exigible por ley.

La ATE y su caducidad

Sean Bai ha remarcado que «es un dato objetivo» que la ATE «no está caducada» y que el club ha presentado documentos que demuestran que cumple con los principales puntos de la ATE». Sobre la posibilidad de acudir a los tribunales, ha señalado que el club «tiene que defender sus intereses» peor va a buscar «el acuerdo».

«Si a pesar de nuestra voluntad de llegar a acuerdos presentado proyectos de construcción creíbles desde el punto de vista económico y financiero, la administración decide seguir adelante con la caducidad de la ATE, el club se verá obligado a recurrir dicha decisión, porque nos parecería una medida bastante desproporcionada e injustificada», ha avisado.

Por su parte, Inma Ibáñez ha señalado que el estadio va a construirse «con o sin ATE». De no hacerlo, «no tendría sentido que hipotecase mi vida con 80 millones del CVC». Si caducase la ATE, ha explicado que se solicitaría licencia y que «el estadio se va a construir sí o sí», aunque en este caso «tardaría más».

Deja una respuesta